Colonia de la Prensa: Un islote modernista en Madrid



Todas las grandes ciudades esconden secretos. Madrid no podía ser menos. Descubrirlos depende de la casualidad y de la curiosidad. Fue pues por casualidad por lo que descubrimos en un artículo de El País que existía una “colonia” de estilo “modernista” a las afueras de Madrid y la curiosidad la que nos hizo guardar el artículo para ir a verla en algún momento.


En el artículo se hablaba de una colonia residencial de vacaciones -Colonia de la Prensa- en lo que hoy es el barrio de Carabanchel y que entonces se encontraba aún suficientemente alejado de Madrid como para considerarlo lugar de vacaciones: estamos hablando de los comienzos del siglo XX.


Se trataba de un conjunto de viviendas unifamiliares con jardín (lo que también se llama “hotelitos particulares”) inspiradas en los estilos imperantes en el momento en otros países: Bélgica, Francia, Viena, Barcelona, etc., de estilo Art Nouveau y Art Déco.


Hasta allí nos dirigimos un día, en transporte público (hoy se puede llegar hasta muy cerca en el metro bajándose en la parada Eugenia de Montijo) para ver esta curiosidad del Madrid de comienzos del siglo XX. El primer contacto fue más bien decepcionante: el conjunto ya no existe como tal, muchas de las antiguas villas fueron sustituidas por viviendas unifamiliares de estilo moderno e incluso por viviendas de pisos.




La mayoría de las villas están poco cuidadas, pero aún así, si se pasea por las tres o cuatro calles que formaban la antigua colonia (con nombres de diarios de la época), pueden verse elementos arquitectónicos muy interesantes: verjas, ventanas, marquesinas, azulejos e incluso algunas de las viviendas conservadas íntegramente, lo que permite imaginarse cómo tuvo que ser en aquel momento un conjunto semejante.


Afortunadamente se conserva el pórtico de la entrada, de estilo Art Nouveau, con su rótulo de azulejos y caligrafía de época con el nombre de la colonia. Se encuentra en la misma calle de Eugenia de Montijo, en el nº 61-63, pero nada indica lo que hay en sus alrededores porque está rodeado de anodinas viviendas de pisos modernos sin ninguna gracia.




Hay que saber que detrás de esas columnas hay un pequeño tesoro por descubrir y tomarse el tiempo de pasear, mirar y ver.

 
Según la información disponible en Internet, la colonia fue diseñada por el arquitecto Felipe Mario López Blanco en 1905, aunque no se comenzó a construir hasta 1913 (la primera piedra fue colocada por Alfonso XIII). Hubo varias fases y el conjunto de más de 40 chalets se ultimó en 1921, siempre bajo la dirección del mismo arquitecto proyectista. La iniciativa de construir la colonia correspondió a un grupo de periodistas, que constituyó la primera cooperativa de este tipo que se creó en Madrid, al amparo de Ley de Casas Baratas de 1911. Durante la guerra civil la colonia sufrió intensos daños debido a la inmediatez del frente. El deterioro apreciable en la actualidad tiene, sin embargo, más que ver con la dejadez que pesa sobre un patrimonio cultural que merecería mayor atención.