Barcelona mágica

Mágica, como la flauta de la ópera de Mozart que tuvimos la fortuna de poder presenciar en el Liceo, bajo la dirección musical de nuestro sobrino Pablo González (entrevista en CATALUNYA RÀDIO). Estuvo fenomenal. La segunda aria de la reina de la noche pone los pelos de punta (la soprano era la húngara Erika Miklosa, que tiene una versión en concierto colgada en Youtube: "Der Hölle Rache").  La crítica destacó especialmente la dirección de Pablo y las representaciones de Pamina y Papageno (EL PAÍS Cataluña)



O como la arquitectura modernista de cualquier calle del "ensanche". Y aquí no se trata de las relativamente "modestas" "maisons de maître" de Bruselas. En Barcelona todo es a lo grande: enormes y numerosos edificios ocupando chaflanes o lugares no tan vistosos, además de las joyas de Gaudí que sobresalen entre todas.  Para unos amantes del art nouveau como nosotros esta ciudad es todo un festín. Visitamos la Sagrada Familia, el Palau de la Música, el Museu del Modernisme Catalá (C/Balmes, 48) y nos deleitamos paseando por el Eixample.



Y para que la magia fuese completa descubrimos una iglesia románica -Santa Ana-, un lugar recoleto y romántico, sólo para iniciados. Vale la pena buscarla y encontrarla al lado de la Plaza de Cataluña.


Y además paseos por las Ramblas, el barrio gótico, el Born, la Barceloneta, la rambla del mar... Total, una escapada muy agradable de la que acabamos de regresar.